Corporación de los Profetas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Nombre de la Hermandad: Corporación de los Profetas:

Cofradía a la que pertenece: Nuestro Padre Jesús Nazareno.

Historia: La corporación bíblica de los profetas fue fundada en Baena en el año 1923 pasando a depender de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de Nazareno.

En 1929 las mujeres de sus fundadores Patrocinio Castillo de Barcos y Milagros Muñoz de Pérez, confeccionan los nuevos trajes bíblicos (antes los tenían prestados de Puente Genil).

Los primeros profetas fundadores fueron Don Manuel Pérez Morales y Don José Barcos Gálvez que crean a su vez la Cuadrilla Única de “Judíos Arrepentíos” de la Cofradía del Santo Sepulcro.

Los Profetas de Baena Viernes Santo -Un profeta es Rafael Pozo Serrano – Foto de Carmelo Ruíz gracias a Don José Cortés de los Ríos por la fotografía

Los Profetas de Baena Viernes Santo -Un profeta es Rafael Pozo Serrano – Foto de Carmelo Ruíz gracias a Don José Cortés de los Ríos por la fotografía

Dato de interés: Su incorporación a esta cofradía data de finales del siblo XVII y principios del XVIII. En el siglo XIX desapareció, parece ser por orden del obispado. La hermanadad se reorganizó en 1923.

Moises portanto las Tablas de la Ley y un báculo. Le sigue Isaías con una sierra y una toalla

Moises portanto las Tablas de la Ley y un báculo. Le sigue Isaías con una sierra y una toalla

Junto a ellos los inolvidables nombres de Don Rafael Toledo Ruiz, Don Agustín Gómez Márquez, Don Rafael Pozo, Don Domingo Vallejo, Don Francisco Torres…

Más modernos Don Félix Núñez Vallejo y su hermano Francisco, Don Manuel, Don Francisco y Don Antonio Pérez Muñoz, hermanos Rafael y Antonio Barcos Castillo, Don José Rojano López, Don Clemente Castillo Vallejo, Don Joaquín Castilla Jiménez, Don Francisco Rabadán, Don Rafael Pozo Jiménez, Don Antonio Márquez, Don José Alcaraz…

Caratula de mirada vaga, lujosas túnicas, calor, inseguridad por la Calle Mesones…

Fieles a su gran papel durante cerca de ochenta años, fueron los creadores del CUARTEL, abierto durante toda la cuaresma y cuyos gastos se abonan a “escote” entre sus asociados pagando anualmente una cuota establecida en su asamblea corporativa.

Ahora, si lo desea puede consultar un compendio de documentos únicos con un gran valor histórico para nuestra Corporación. Se trata de las Actas firmadas en cada Junta o Reunión desde los inicios.

Está comprobado la existencia Figuras de Profetas en la Cofradía desde principios de 1800 pues en la descripción que hace Luis Roldán Doncel de la Semana Santa de Baena de aquellos tiempos en el libro de Semana Santa de Baena de la procesión de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de Nazareno y basandose en la tradición oral ya ubicaba a personas encarnando a Profetas en el desfile procesional tras las figuras de Abraham e Isaac. Por causas que se desconocen, aunque problamente como he escrito anteriormente, sea motivo de las prohibiciones del Obispado sobre las figuras bíblicas, en los estatutos de la Cofradía elaborados en el año 1860 no aparecen, la reorganización data como anteriormente hemos dicho del día 10 de Mayo del 1923.

Corporacion de los profetas Escudo

Corporacion de los profetas Escudo. La imagen muestra el desfile de los profetas a su paso por la calle Llana.

Filosofía

La Corporación de Los Profetas, es una de esas instituciones cofrades que enriquecen la Semana Santa de Baena y le dan ese tono evangélico que distingue y diferencia de otras destacando sus elegantes y majestuosas vestiduras así como los martirios o atributos que portan cada una de las nueve figuras durante su desfile.

Pese a ese carácter de corporación bíblica, los Profetas serían una hermandad más entre la rica nómina que integran nuestra Semana Santa, pero además de ese bello origen bíblico, ellos aportan a la Semana Santa un singular espíritu de “hermandad”, de núcleo familiar fuertemente engarzado en los diferentes grupos de sangre que la integran y que se suceden de una generación a otra y le confiere un carácter familiar hereditario.

Hermandad de los Profetas Año 1923

Hermandad de los Profetas Año 1923

Si además si a todo esto le añadimos el rico protocolo de sus reuniones, y muy especialmente la que se celebra al medio día del Jueves Santo y Viernes Santo, en la que se efectúa el sorteo de las figuras, todo un rito que termina con una comida de hermandad en un clima de respeto y sentimiento cofrade realmente extraordinario, tenemos todos los ingredientes necesarios para sentirnos especialmente orgullosos con “Nuestros Profetas”.

Corporacion de los profetas baena Moises con las Tablas

Corporacion de los profetas Baena Moises con las Tablas

Moisés

Caudillo judío que liberó al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto y lo condujo a través del desierto hasta la tierra prometida.

Recibió de manos de Dios LAS TABLAS DE LA LEY en el monte Sinaí.

Viste túnica verde y capa roja.

Porta las tablas de la ley y el báculo.

Origen del pueblo Hebreo

Jacob dejó la tierra de Canaán ( la prometida de Dios) y llegó a Egipto, con sus dos hijos, la mayoría casados, y sus familias. Contados José y sus dos hijos eran setenta varones. Dios prometió a Jacob que sus descendientes formarían un gran pueblo en Egipto y que ese pueblo volvería de nuevo a Canaán.

Efectivamente los descendientes de Jacob se multiplicaron tan rápidamente que, a los cuatrocientos años, eran ese pueblo numeroso profetizado por Dios.

Estos israelitas ( hijos de Israel-Jacob) comenzaron a llamarse hebreos. De ellos arranca, pues, el pueblo hebreo.

Vivieron durante mucho tiempo como pueblo aparte con mucha libertad y holgura, gobernados por sus jefes y practicando su verdadera religión.

Pero subió al trono egipcio un rey impío que, olvidado de los beneficios de José, oprimió a los israelitas obligándoles a trabajar sin derechos, como esclavos. Por fin ordenó que fuesen arrojados al río Nilo todos los varones que naciesen de los hebreos.

Jocabed, de la tribu de Leví, dio a luz un niño hermoso y lo ocultó varios meses en su casa; pero viendo que era imposible ese medio, puso al niño en una cestita de mimbre untada con pez y la dejó en la orilla del Nilo. Una hermana del pequeño, oculta en la maleza, espiaba la suerte de la canastilla.

Y quiso el Señor que la hija del faraón bajara a bañarse a aquel lugar y, descubriendo aquel cesto, ordenó que se lo trajesen. Al ver aquel precioso niño, conoció que era de los hebreos y sintió compasión de él. Entonces se acercó la hermana del niño y dijo que conocía a una hebrea que podría amamantar al niño. La hija del rey le rogó que la llevase a su presencia y la niña trajo a su madre. La princesa le dijo: “toma este niño y críamelo para mí, que yo te pagaré bien lo que hagas”.

Fotografía de Antonio Toledo

La madre se llevó a su hijo y lo crió. Y cuando fue mayor, lo devolvió a la hija del rey, quién lo adoptó por hijo y le puso por nombre MOSISÉS, esto es, “salvado de las aguas “. Luego le hizo instruir en la corte en todas las ciencias de los egipcios y le dio rango de príncipe.

Cuando Moisés supo que era israelita se relacionó con los suyos y compartió sus sufri8mientos y, viendo a un egipcio maltratar a un hebreo, lo mató, por lo que tuvo que huir, y se refugió en la región de Madián, donde estuvo apacentándolos rebaños del sacerdote Jetró.

Cierto día, apacentando el ganado se internó en el desierto hasta llegar al monte Orbe y quedó absorto Moisés, viendo una zarza que ardía sin consumirse. Al acercarse a ella oyó la voz del Señor: “ No te acerques, descálzate, porque este lugar es santo. Yo soy el Dios de tus padres de Abrahán, de Isaac, de Jacob, he visto la aflicción de mi pueblo en Egipto y he oído sus clamores. Yo le libertaré de su esclavitud y lo llevaré a la tierra de Canaán. Irás tú al faraón para sacar a mi pueblo. No temas yo estaré contigo”.

Moisés replicó: “ Los hijos de Israel no me creerán. Me dirán: El Señor no se te apareció “. Entonces dijo el Señor “ Toma tu vara y arrójala a la tierra”. Hízolo Moisés y la vara se trocó en una serpiente de la que quiso huir Moisés. Siguió el Señor: “extiende tu mano y coge la serpiente”. Y, al cogerla, se convirtió de nuevo en vara. El Señor dijo: “ Haz esa señal ante los israelitas y te creerán.” Aún se resistió Moisés, objetando: “ Señor, soy tartamudo; ¿ Cómo podré expresarme?”. El Señor le contestó: “ Yo te inspiraré. Cuéntale a tu hermano Aarón, que es elocuente, y él hablará por ti”.

Moisés y Aarón se presentaron ante el Faraón y le dijeron: “ He aquí lo que te ordena el Señor Dios de Israel: deja a mi pueblo salir de Egipto”. El Faraón contestó: “¿ Quién es ese Señor para que yo le obedezca? Ni le conozco ni dejaré marchar a Israel.” Y oprimió a los hebreos con trabajos aún más duros.

Elías, con un grajo en sus brazos y a David con un arpa

Elías, con un grajo en sus brazos y a David con un arpa

Entonces Dios para doblegar al rebelde Faraón, envió sobre Egipto diez plagas a saber:

1ª. – Todas las aguas se convirtieron en sangre.

2ª. – Todo se llenó de ranas.

3ª. – Los mosquitos lo invadieron todo.

4ª. – Luego, fueron las moscas.

5ª. – Una epidemia mató a todos los animales.

6ª. – Los hombres s4e vieron llenos de úlceras y llagas.

7ª. – Un terrible granizo destruyó las cosechas..

8ª. – Una nube de langostas arrasó los campos sin dejar nada verde.

9ª. – Unas tinieblas horrorosas lo cubrían todo y nadie podía moverse.

10ª. -El ángel exterminador mató a todos los primogénitos de egipcios.

En esta última plaga instituyó la Pascua. Moisés y Aarón reunieron al pueblo y le dijeron: “Esto manda el Señor: el día 14 de este mes cada cabeza de familia tomará un cordero sin mancilla y lo matará, pero sin romperle hueso alguno. Con la sangre serán señaladas las puertas de las casas. La carne asada la comeréis esa misma noche con lechugas amargas y el pan sin levadura. Quiero que mi ángel mate esa noche a todos los primogénitos de los egipcios. Pero al ver la sangre en las puertas de vuestras casas, pasará de largo y no entrará en ellas”.

Con esta última plaga el corazón del Faraón se ablandó y permitió la salida de los israelitas.

Fotografía de Manuel Galisteo Roldán

De todos son más que conocidos los hechos milagrosos que ocurrieron durante la peregrinación de los hebreos por el desierto como son: El paso del mar Rojo. La caída del Maná, hizo brotar agua de las rocas etc.

En su tránsito por el desierto llegaron los israelitas al pie del monte Sinaí, donde Dios entregó a Moisés las Tablas de la Ley con los diez mandamientos, y estuvo allí orando durante cuarenta días, al bajar, su pueblo había construido un becerro de oro y lo adoraban, Moisés al ver esto se encolerizó, rompió las Tablas de la Ley, destruyó el becerro y mandó castigar a los idólatras ( 23000 de ellos fueron muertos. Después mandó labrar dos tablas como las primeras, subió de nuevo al Sinaí, y estuvo allí cuarenta días pidiendo perdón para su pueblo. El Señor dignose imprimir de nuevo en las Tablas sus Diez Mandamientos. Cuando bajó por segunda vez Moisés brillaba su rostro, del que salían rayos de luz, y nadie osaba mirarle.

Por esta u otras muchas faltas que cometieron los israelitas, el Señor los castigó y ninguno de los mayores que salieron de Egipto pisarían la Tierra Prometida ( salvo Josué y Aarón. Dios condenó a los israelitas a vagar por el desierto durante cuarenta años.

Hacia el final de los cuarenta años Moisés hizo el recuento de su pueblo y vio que era una generación distinta a la de aquellos que Dios había castigado a morir en el desierto. Por entonces faltó el agua otra vez y el Señor dijo a Moisés que mandara a la roca y brotaría agua. Pero Moisés, como dudando, en vez de hablar golpeó por dos veces la roca. El agua brotó caudalosamente pero Dios, ofendido, dijo a Moisés: “ Porque te faltó la confianza, no entrarás en la tierra que daré a mi pueblo”.

Y Moisés murió a la vista de la Tierra Prometida pero sin entrar en ella.

Geremías, que porta un templo, seguido de Daniel, que porta dos leones

Geremías, que porta un templo, seguido de Daniel, que porta dos leones

Introducción a las figuras bíblicas

Eran los profetas, como unos enviados de Dios para revelar alguna secreta disposición y voluntad suya; para dar consejo en algún lance apurado, o para intimar la ira de Dios, o sus castigos contra los rebeldes y soberbios, a fin de que su pueblo volviese sobre sí, y se convirtiese de veras al Señor. Venían a ser, desde el principio del mundo, como unos encargados de mantener el culto del verdadero Dios entre los hombres, y fueron después como un refuerzo del ministerio de los sacerdotes y levitas, a los cuales había establecido el Señor para atender peculiarmente a lo que pertenecía al culto divino, y a lo ceremonial del ministerio sagrado. Porque desde el principio del mundo acostumbró a enviar Dios, de cuando en cuando, algunas personas extraordinarias, sin distinción de linaje, de profesión, de calidad, ni aun de sexo, a las cuales dotaba de un conocimiento sobrenatural de sus secretos, por medio de las revelaciones que les hacía a ellos.

A estos profetas se les denominan profetas de acción, es decir, de los que no nos han quedado escritos. Como tales pueden reputarse, entre otros, a: ENOC, NOE, ABRAHAN, ISAAC, JACOB, JOSÉ, MOISÉS, SAMUEL, DAVID, SALOMÓN, ELIAS, ELISEO, MIQUEAS, etc.

A más de éstos tenemos en el Antiguo Testamento los escritos de otros dieciséis profetas escritores, que son los cuatro que suelen llamarse profetas mayores, son a saber:

ISAÍAS, JEREMÍAS, EZEQUIEL, Y DANIEL.

Por otra parte nos encontramos con los otros doce llamados comúnmente profetas menores:

OSEAS, JOEL, AMOS, ABDIAS, JONAS, MIQUEAS, NAHUM, HABACUC, SOFONÍAS, AGEO, ZACARÍAS, Y MALAQUÍAS.

Eliseo con dos Osos rugientes y a    Samuel con el Arca de la Alianza y al fondo Ezequiel con la Espada

Eliseo con dos Osos rugientes y a Samuel con el Arca de la Alianza y al fondo Ezequiel con la Espada

yo significado etimológico, es el de “ hablar en nombre de “, “ser portavoz de otro “, y no necesariamente “ predecir el futuro”.

En las Sagradas Escrituras, se le da a la palabra PROFETA distintos significados, por ejemplo:

A veces se le daba el nombre de profeta al que manifestaba algún conocimiento de cosas ocultas, o presentes, o venideras; así, Samuel, hizo conocer a Saúl, que las asnas que estaban perdidas se habían hallado.

Llamábase profeta al que hablaba en nombre de otro, y, así dijo Dios a Moisés: tu hermano Aarón, será tu profeta, él hablará por ti.

Profeta, se llamaba asimismo a los que componían o cantaban himnos de alabanza a Dios, con una energía o entusiasmo que parecía sobrenatural. Es el caso de David.

Finalmente, en el sentido propio, profeta, es aquel hombre a quien ha revelado Dios cosas futuras, que no puede prever, toda la sabiduría humana, y ha mandado anunciarlas a los hombres. En este último y más propio sentido, llamamos profetas a ISAÍAS, JEREMÍAS, EZEQUIEL, DANIEL, etc. Y sus profecías componen una parte muy principal del Antiguo Testamento.

Las figuras que componen nuestra CORPORACIÓN, por orden cronológico son:

MOISÉS.- El caudillo que sacó a los hebreos de Egipto.
SAMUEL.- Sacerdote, último Juez de los israelitas.
DAVID.- Gran rey, cantor de los Salmos y padre de Salomón, el constructor del gran templo de Jerusalén.
ELÍAS y ELISEO.- Profetas del reino de Israel.
ISAÍAS, JEREMÍAS, EZEQUIEL y DANIEL.- Profetas del reino de Judá

Fotografías Antiguas Semana Santa Baena

Corporación los Profetas de Baena

Corporación los Profetas de Baena

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *