Hermandad del Santo Cristo de la Humildad “Los Cebolletas”

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

HISTORIA DE LA HERMANDAD

Cuando en el Cabildo Ordinario del Buen Pastor del 25 de abril de 1968 el cuadrillero de Nuestro P. Jesús del Prendimiento, Antonio Moraga en unión de Rafael Jurado Albendín y Antonio Dios proponian a la Cofradia la organización de una cuadrilla de 30 Tambores Roncos se ponían las bases de una futura realidad “La funda- ción efectiva de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad”, aunque si Bien por el sistema Corporativo gue forman las cotradías del Jueves Santo y el Miércoles Santo estarán adscritos al principio como “discípulos de la Santísima Vírgen de los Dolores” tras el cabildo fundacional del 5 de mayo de 1969. hace ya 25 años bajo la presidencia de Rafael Jurado Albendín (ratificado en el Cabildo del Buen Pastor de 1969). Quizá providencialmente, de forma casual, se estaba cumpli- mentando el artículo 29 de los Estatutos de 1935. la Hermandad de La Virgen de los Dolores tiene como instituto sacar en procesión a la virgen del mismo nombre de la procesión del Miércoles Santo y al Cristo de la Humildad del Jueves Santo. La donación de la imagen en 1970 por Pablo Lucena, su actual Hermano Mayor, va a retrotraer definitivamente la Hermandad de los Tambores Roncos a su definitivo titular. De esta forma se había cubierto el hueco que dejara 35 años antes la destrucción del viejo Cristo de la Humildad que procesionaba desde siglos en la Cofradía de la Vera Cruz. En realidad, como se puede observar: se trata de algo más profundo que unas Bodas de Pata Se trata de conmemorar la unión al viejo árbol de las Cofradías que hunde sus raíces centenarias en una tradición secular de viva y rica historia en Baena.

En el año 1813 se formula ante la autoridad diocesana, la correspondiente solicitud para llevar a cabo la reorganización de la antigua Cofradía de la Vera Cruz. En esa fecha ya se tenía constancia de la existencia de una cuadrilla del Señor de la Humildad, al frente de la cual figuraba Juan Navarro Garrido. En abril de este mismo año se reúnen en la sala perteneciente a la Cofradía en el Hospital Jesús Nazareno los cuadrilleros de la Virgen, Señor de la Humildad, Prendimiento, San Juan, San Pedro y Santa Vera Cruz, junto a los demás hermanos, para elegir la primera junta de gobierno de la nueva etapa; junta de gobierno que estaría integrada por Hermano Mayor, alférez, dos Mayordomos, cinco Albaceas y dos hermanos de trompeta, tal y como se recoge en el Libro de Cabildos de la Cofradía.

Posteriormente, a esta reorganización, la Cofradía recibirá un impulso con la renovación de las andas de Nuestra Señora de los Dolores, Jesús de la Humildad y Prendimiento, cuyos gastos en gran parte son sufragados por los miembros de las distintas cuadrillas, según el acta del Cabildo celebrado en nuestra localidad el 7 de abril de 1816 (Domingo de Ramos); en concreto, y en lo que concierne a la cuadrilla de Jesús de la Humildad se recoge textualmente en dicha acta: “…Y los hermanos Juan Tarifa y Pedro Argudo, cuadrilleros de la insignia de Jesús de la Humildad, ofrecen ochenta reales de limosna para ayudar a pagar las Andas que se han hecho nuevas para referida Imagen.
Cristo de la Humildad - Bicentenario de la Archicofradía 2013 Foto Carlos Bernal Herenas

Cristo de la Humildad – Bicentenario de la Archicofradía 2013 Foto Carlos Bernal Herenas

Una de las primeras crisis, dentro de la historia más reciente, se produjo a raíz de la publicación (1820) del nuevo reglamento de procesiones de Semana Santa por el Obispo Trevilla y del acoso de la jerarquía a las celebraciones tradicionales; pero, la nueva normativa, no llega a implantarse en Baena por el rechazo del pueblo manteniéndose las cuatro estaciones de penitencia que recorren las calles desde el Miércoles hasta el Viernes Santo.
Se produjo, desde principios y hasta mediados del Siglo XIX, un descenso en el número de hermanos y una ausencia de recursos para afrontar los gastos más principales. La Cofradía no se libró de estas circunstancias, tal y como demuestra el acta del Cabildo de fecha 24 de marzo de 1822 donde se “acordó que (…) se enagenasen las dos únicas alhajas de plata que tiene la Cofradía que son las dos tasas de plata costeadas por los actuales hermanos para con su valor ocurrir a dichos gastos”; con esta venta quedarían sufragados los gastos de la procesión del Jueves Santo del año 1822.
Hermandad del Cristo la Humildad Jueves Santo 2013- Los Cebolletas - Foto Manuel Priego Rodriguez

Hermandad del Cristo la Humildad Jueves Santo 2013- Los Cebolletas – Foto Manuel Priego Rodriguez

Dos décadas después se va a producir un resurgimiento de la Cofradía de la Veracruz debido al incremento en el número de hermanos, renovación del vestuario y enseres de las imágenes; todos estos cambios en la Cofradía tendrán su mayor manifestación durante el mandato del Hermano Mayor Ramón Medianero quien permaneció en el cargo desde 1846 hasta 1857.
Durante el mandato del Sr. Medianero la imagen del Señor de la Humildad estrenó, por primera vez, un sudario de raso blanco para la mayor decencia de dicha Sagrada Imagen, donado por Dª Juliana Marín, acordándose por la Cofradía se le den las gracias a referida señora, según consta en el Acta del Cabildo celebrado el 20 de abril de 1848. Unos años después, y en concreto, en la Semana Santa de 1855 el Señor de la Humildad, estrenó en la procesión del Jueves Santo, dado que la anterior estaba muy deteriorada, una urna realizada por Rafael Pozo, Albacea de la Cofradía de la Vera Cruz, siendo sufragado el coste de la misma por el Hermano Mayor y Mayordomo de la Cofradía, acordándose en el Cabildo celebrado el día 8 de abril de 1855, darle las gracias a ambos.
Continuando con las renovaciones dentro del seno de la Cuadrilla del Señor de la Humildad, se propuso renovar la Imagen por un grupo de devotos tal y como se recoge en el Acta del Cabildo celebrado el día 30 de abril de 1876:
“Se hizo presente por un devoto que trataba de hacer con la cooperación de otros un Señor de la Humildad nuevo de madera, siempre que se quede a su cuidado su conservación y cuidado, tanto para sacarlo cuanto para hacer el oficio de camarero, y en su vista la cofradía acordó acceder a lo solicitado por José Joaquín Dios y convino en que se nombrase camarero de dicha imagen, a cuyo cuidado quedaría la misma para moverla o no sacarla y meterla, así como mejorarla si le conviniese, sin perjuicio de que por cualquier otro devoto que quiera hacerle algún obsequio no se le coarte sus buenos deseos y piadosa devoción”. La Imagen del Señor de la Humildad, procesionará, tal y como se recoge en los Estatutos conjuntos para las Cofradías del Miércoles y Jueves Santo del año 1895, después de la Imagen de San Pedro y delante de la de San Juan; actualmente esta tradición se mantiene. De entre los Cuadrilleros que tenían a su cargo el velar por la Imagen y sus hermanos de andas durante finales del siglo XIX y principios del XX, podemos citar a Antonio José Ordoñez, Bartolomé Vergara Flores y Rafael Mármol Ortiz.
Cristo de la Humildad - Bicentenario de la Archicofradía 2013 Foto Carlos Bernal Herenas

Cristo de la Humildad – Bicentenario de la Archicofradía 2013 Foto Carlos Bernal Herenas

Durante el año 1912 se produjo a nivel general de la Cofradía un descenso en el número de hermanos lo que provocó una disminución de los ingresos, por parte de los hermanos, en concepto de cuota, lo que provocó una fuerte crisis en la Cofradía dado que esa cuota era la única fuente de recursos con la que se contaba, produciéndose casi una década después un nuevo resurgir debido a la reorganización de las hermandades aprovechándose del incremento del número de hermanos. Unos años más tarde, y en concreto en el año 1926, se produce la incorporación de una cuadrilla de romanos a la procesión del Jueves Santo, la cual dará escolta al Señor de la Humildad, tal y como se recoge en el Libro de Cabildos de la Cofradía de la Vera Cruz.
Después de una década de conflictos políticos (a lo largo de la cual hubo años en que fueron suspendidos los desfiles procesionales) que derivaron en el inicio de la contienda civil, se va a producir una reorganización de la semana santa baenense durante el segundo año del conflicto, volviéndose a suspender los desfiles en 1938; la situación se comenzó a normalizar a partir de 1940.
Hermandad del Cristo la Humildad 2013 - Los Cebolletas - Foto Manuel Priego Rodriguez

Hermandad del Cristo la Humildad 2013 – Los Cebolletas – Foto Manuel Priego Rodriguez

La Imagen del Señor de la Humildad ya no procesiona en la Semana Santa de 1937 “al haber sido destruida por las llamas en unidad de otras Imágenes del Jueves Santo, en la quema de la Iglesia de Santa Marina, hecho ocurrido durante los días de asedio de esta Ciudad del 18 al 28 de julio de 1936…” según recoge el acta del Cabildo General Ordinario celebrado el 8 de febrero de 1970. Es a partir de 1940 cuando se empiezan a recuperar algunas de las Imágenes destruidas como la de Jesús Preso; se crean en este año las hermandades de Jesús Preso, Esperanza de San Juan ( Virgen procedente de la Iglesia de San Juan) y Vera Cruz.
Dos décadas después, la Semana Santa de Baena comienza a sufrir las consecuencias de la fuerte emigración que se produce, reduciéndose considerablemente el número de hermanos que componen las distintas Cofradías; la del Jueves Santo es una de las más afectadas. Tanto es la profunda crisis en la que se encuentra asumida la Cofradía que en el Cabildo celebrado el Domingo de Carnaval de 1964 se acuerda por unanimidad suspender el desfile procesional de ese año, suspensión que no llegó a producirse gracias a la aportación económica que realizó el Ayuntamiento de Baena a la Cofradía siendo Alcalde D. Melchor Castro Luque.
Es durante el mandato como Hermano Mayor de la Cofradía de José Ortiz Prieto cuando comienza a gestarse lo que sería la futura Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad; en concreto en el Cabildo Ordinario del Buen Pastor del 25 de abril de 1968 Antonio Moraga en unión de Rafael Albendín Jurado y Antonio Dios proponían a la Cofradía la organización de una cuadrilla de treinta tambores roncos, poniéndose así las bases de la futura Hermandad.
Dado el sistema Corporativo que forman las Cofradías del Jueves y Miércoles Santo desde el año 1895, la cuadrilla de tambores roncos estarán adscritos, al principio, como discípulos de la Santísima Virgen de los Dolores” tras el Cabildo Fundacional del 5 de mayo de 1969 y bajo la presidencia de Rafael Jurado Albendín (ratificado en el Cabildo del Buen Pastor de 1969).
En el Cabildo General Ordinario del Domingo de Carnaval celebrado el 8 de febrero de 1970 entre otros puntos se recoge: “….Seguidamente se expuso, que por D. Pablo Lucena Arriero ha sido adquirida la Imagen del Cristo de la Humildad para ofrecerlo a la Cofradía del Jueves Santo y formar parte de la procesión que tradicionalmente desfila en la tarde de dicho día. Dicha imagen la dona el Sr. Lucena con el fin de sustituir al mismo Cristo que antes existió y que fue destruido por las llamas en unión de otras Imágenes del Jueves Santo, en la quema de la Iglesia de Santa Marina….”; “….esta donación trae consigo el engrandecimiento de la procesión del Jueves Santo para el bien de nuestras Cofradías y Semana Santa Mayor…”.
La imagen fue adquirida en un taller de imaginería religiosa de Olot (Gerona), ciudad ésta que se caracterizaba por tener como pilar básico de su economía la elaboración de imágenes religiosas durante el siglo XX, con sus consiguientes altibajos a lo largo de ese siglo.
Cristo Humildad

Cristo Humildad

En el acta de dicho Cabildo se recoge literalmente:
“También se acuerda que la Hermandad de Tambores Roncos que solicitó el Sr. Moraga en el Cabildo del 28 de Abril de 1968, está organizada con 30 hermanos y que si Dios quiere en la próxima Semana Santa desfilará la tarde del Jueves Santo, para lo cual se le asigna la Imagen del Cristo de la Humildad que ha donado para este día el tan repetido Sr. Lucena, quien allí presente se le nombra Hermano Mayor de la Imagen que dona a esta Cofradía y que su sitio de formación será detrás de las Turbas de Judíos”. De esta forma se había cubierto el vacío, que dejara treinta y cinco años antes, la destrucción del antiguo Cristo de la Humildad que procesionaba en la Cofradía de la Veracruz.
Tal y como se recoge en los Estatutos de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad el objetivo primordial que guió a los fundadores y organizadores de la Hermandad es el de dar un mayor realce y esplendor a la procesión del Jueves Santo y en definitiva a la Semana Santa de Baena, propagando la devoción y el culto a nuestra venerada Imagen, sacando procesionalmente al Santísimo Cristo de la Humildad en la Noche del Jueves Santo, enseñando al pueblo el mensaje bíblico de la Pasión, Muerte y Resurrección; la Hermandad se constituye como una asociación pública de fieles en la Diócesis de Córdoba, en Baena, el 5 de Mayo de 1969.
Cebolletas y Cristo Humldad Año 1972

Cebolletas y Cristo Humldad Año 1972

CEBOLLETAS Jueves Santo 8 de Abril de 1971 Pablo Lucena Arriero con su hijo Pablo

CEBOLLETAS Jueves Santo 8 de Abril de 1971 Pablo Lucena Arriero con su hijo Pablo

Cebolletas Desfile Estaciones Semana Santa 1978

Cebolletas Desfile Estaciones Semana Santa 1978

El primer Cuadrillero al frente de la cuadrilla de tambores roncos fueRafael Jurado Albendín, quien fue ratificado, como se recogió anteriormente, en el Cabildo del Buen Pastor de 1969, permaneciendo en el cargo durante veintinueve años, durante los cuales la Hermandad fue superando las situaciones difíciles que tuvo en sus principios, dado que en esos momentos se carecía de recursos económicos y materiales, consolidándola a lo largo de su mandato como una gran Hermandad. La gran labor realizada por todos los fundadores desarrollando cada uno de ellos sus tareas en la función encomendada, y la colaboración de personas ajenas a la Hermandad prestando las “andas” para que procesionara la nueva Imagen del Santísimo Cristo de la Humildad, así como el trabajo aportado por las Hermanas de la Caridad del Hospital de Jesús Nazareno hicieron posible el sueño de esos “jóvenes entusiastas” y grupo de amigos el Jueves Santo de 1970 con el primer desfile procesional de la nueva Hermandad e Imagen del Santísimo Cristo de la Humildad justo treinta y cinco años después de la desaparición de la anterior Imagen del Señor de la Humildad; la Hermandad fue “bautizada” por el pueblo baenense con el sobrenombre de “Los Cebolletas” debido al color de su túnica de terciopelo verde y capuchón de raso blanco.
Cebolletas

Cebolletas

Los primeros desfiles procesionales de la Hermandad eran justo en sentido inverso al que conocemos actualmente; este sentido del desfile se cambió a propuesta del entonces Hermano Mayor de la Cofradía D. José Ortiz Prieto, todo ello con objeto de evitar la pendiente desde la calle Juan Rabadán (hoy calle Cardenal Herranz Casado) hasta el Llano de Santa Marina dado que al tener que acometer la subida con las Imágenes en un trayecto tan largo provocaba un deslucimiento del desfile procesional de la Cofradía la cual una vez superados momentos difíciles vió como la incorporación de la Hermandad de Tambores Roncos del Santísimo Cristo de la Humildad supuso un renacer de la misma, consiguiéndose con el paso de los años y gracias al esfuerzo de muchos cofrades y colaboradores recuperar todas las Imágenes que se destruyeron en su momento y así poder completar con la reciente incorporación de la Centuria Romana el desfile procesional que hoy podemos presenciar por las calles de Baena.
Con el paso de los años la Hermandad fue experimentado un aumento en el número de hermanos; en su primer desfile procesional participaron veinticinco hermanos y dos niños, cifra ésta que finalizando la primera década del Siglo XXI y después de transcurridos cuarenta años de su refundación hay que multiplicarla por doce, produciéndose las últimas incorporaciones tanto de nuevos/as hermanos/as como de aspirantes en Diciembre de 2008.
Mediante acuerdo de la Junta General, la Hermandad adoptó como emblema característico de la misma, el Crismón de Baena; cruz de metal fundido que mide 34 centímetros de alta por 25 centímetros de anchura en los brazos (tamaño original) de los cuales tiene pendientes el alfa y la omega, primera y última letras del alfabeto griego, anagrama del nombre de Jesucristo, principio y fin de todas las cosas. Es una de las mejores representaciones del monograma de Cristo (si se desmembra el Crismón se puede observar la grafía Xpto, abreviatura de Cristo a lo que unen las dos letras griegas referidas anteriormente que cuelgan del palo crucero). El Crismón de Baena, con el paso de los años se ha convertido en el símbolo de la Semana Santa y de la ciudad de Baena, después de que la Agrupación de Cofradías lo asumiera como elemento iconográfico que la representase. Es la única Hermandad que cuelga de su cuello algo tan importante para los baenenses.
A partir de 1998, finalizando ya el Siglo XX, Rafael Jurado Albendín deja su cargo de Cuadrillero de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad, continuando en la siguiente Junta Directiva como vocal de la misma, ocupando el puesto de Cuadrillero Antonio Linares Blanco el cual llevó a cabo la modificación de los Estatutos de la Hermandad que fueron aprobados el 4 de enero de 2002, así como la reforma de las “andas” que se habían adquirido durante el mandato de su antecesor, trabajo de reforma consistente en sucesivas tallas de madera alrededor de la misma, realizado por el hermano Antonio Nuñéz, con la aportación económica de toda la Hermandad. Se instauró el Día de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad durante el cual se celebran actos religiosos, deportivos y de convivencia, así como el homenaje a la mujer. Durante su mandado, y en Junta General, se acordó la admisión de la mujer, que tan importante papel desempeña en la Semana Santa de Baena, en la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad, con los mismos derechos y obligaciones que los hermanos, figurando como primera hermana María Jesús Sierra Frías.
Durante su segunda legislatura como Cuadrillero y previo informe a la Junta General se adoptó, en mayo de 2004, la decisión de iniciar los trabajos de restauración del Cristo de la Humildad, los cuales fueron sufragados por la familia Lucena Lizana y que finalizaron en marzo de 2005 (coincidiendo con el mandato de Rafael Alvarez Onieva, hermano de la Hermandad del Cristo de la Humildad, como Hermano Mayor de la Cofradía del Jueves Santo), curiosamente treinta y cinco años después de su llegada a nuestra localidad (el mismo tiempo transcurrido desde su desaparición hasta su nueva presencia en la procesión del Jueves Santo). Este trabajo de restauración fue encomendado al Escultor-Imaginero y Restaurador pontanés Luis Sergio Torres Romero quien llevó a cabo una serie de actuaciones sobre la Imagen como: nueva sujeción del Cristo, nueva roca con imitación a piedra realizada en madera, nueva corona de espinas y nueva sujeción de potencias con incrustaciones de pletinas, proceso de reintegración de estucos y policromías, así como nuevas carnaduras y policromías con procesos de realce y embellecimiento.
El día 4 de Septiembre de 2006 la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad celebró elecciones para el cargo de Cuadrillero, siendo elegido el hermano Antonio González Luna quien sustituyó en las funciones que dicho cargo conlleva al anterior Cuadrillero Antonio Linares Blanco a partir de la Semana Santa de 2007. Nuestro actual Cuadrillero, Antonio González Luna, ha instaurado en el seno de la Hermandad la celebración de las jornadas cofrades para los niños de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad completando de esta forma a las celebraciones referidas anteriormente que se llevan a cabo durante el Día de la Hermandad. En estas jornadas cofrades se les explica a los futuros cofrades un poco de historia de la Hermandad, como deben de uniformarse con su traje reglamentario, aspectos sobre lo que representa la Imagen del Cristo de la Humildad, toque del tambor , etc. Durante este mandato se ha llevado a cabo una nueva reforma de las “andas” con el objetivo de recuperar una tradición antigua, como es el que la Imagen del Santísimo Cristo de la Humildad procesionara de nuevo a hombros de sus hermanos; hecho este que con la actual Imagen se produce el Jueves Santo de 2008 (20 de marzo).
El pasado día 13 de diciembre de 2008 y coincidiendo con la tradicional cena de Navidad que celebra la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad, se brindó por parte de esta un cálido homenaje a su Hermano Mayor, Pablo Lucena Arriero por los cuarenta años que ha estado al frente de ella; Hermandad a la cual siguen incorporándose nuevas generaciones de futuros cofrades, siendo una Hermandad que ostenta, entre sus hermanos/as, en la primera década del Siglo XXI, una media de edad bastante joven que garantiza su futuro.
Para finalizar, y aprovechando la oportunidad que nos brinda la Revista Cabildo, quiero darle las gracias a todos los hermanos fundadores, a todos aquellos/as hermanos/as que han trabajado y trabajan por la Hermandad, a aquellas personas que sin pertenecer a ella han colaborado desinteresadamente, a todos los miembros de las diversas Juntas Directivas que ha tenido y tiene la Hermandad por su esfuerzo en engrandecer la misma, y en conjunto, a todos aquellos/as que han hecho posible el que la Cofradía del Jueves Santo pueda procesionar con el esplendor que tiene actualmente.
Gracias de corazón
José Pablo Lucena Lizana

Fotografías Antiguas Semana Santa Baena

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *