LA EXALTACIÓN DEL JUDÍO CUMPLE 15 AÑOS Por Francisco EXPÓSITO

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Hace ahora 15 años. El día 2 de marzo de 2002 tuve (Francisco EXPÓSITO) el honor de pregonar la figura del judío de Baena en la primera exaltación que organizó la Primera Cuadrilla de Judíos de la Cola Negra. Desde entonces, y con la nueva edición de 2017, que estará a cargo de Javier Rojano, han sido 16 los pregoneros que han disertado sobre las peculiaridades de esta figura única de la Semana Santa española y han dado a conocer recuerdos familiares de muchos baenenses que se adentraron en la Semana Santa a través del tambor.

Con motivo de la décima edición celebrada en 2011, tuve la oportunidad de recordar cómo se inició este proyecto. Me encontraba aún en la Agrupación de Cofradías, cuando me incorporé a la turba de judíos. Inicialmente pensé en la sexta cuadrilla, donde tenía numerosos conocidos, aunque, finalmente, pesó más la amistad con Emilio Moraga. Así fue como entré en esta cuadrilla. Mi primera Semana Santa de judío tuvo lugar en 2001.

Consciente de que había que impulsar la figura del judío, desde su aspecto cultural, le propuse a Emilio la idea de organizar un pregón que lo exaltara, iniciativa que rápidamente asumió mi cuadrillero, por lo que celebramos una reunión de la junta directiva, el 3 de septiembre de 2001, en la que se aprobó el proyecto y del que, a propuesta de todos los asistentes, fui encargado de confeccionar el primer pregón ante la falta de tiempo que había para proponerlo a alguien que no fuera de la cuadrilla. Acepté el reto, pero también le sugerí a mis compañeros de cuadrilla que el pregón del judío no debía entender de colas y sí de turbas, por lo que les propuse que se invitara a las 15 cuadrillas restantes a que participaran en la organización. Sin embargo, no hubo una respuesta a la propuesta, a excepción de Antonio Rojano, que mostró la disposición de la segunda cuadrilla a colaborar en lo que fuera necesario. Así fue como la Primera inició en el año 2002 los pregones del judío, bajo un claro protocolo de organización. El año impar el pregonero sería colinegro y el par, coliblanco. Desde entonces se ha tratado de seguir estas directrices. Además, desde el inicio, un pintura ilustraría el cartel que la anunciaría. El primero fue realizado por Pepe Cañete y el último, en 2017, por María del Carmen Ortiz.

Poco después, en 2005, se decidió otorgar el primer nombramiento de cofrade ejemplar, que correspondió a Antonio Rojano. Para ello también se continuó con las mismas pautas. Debía existir alternancia de colas.

Nunca estaré lo suficientemente agradecido a Emilio Moraga y a mi cuadrilla por haber asumido con tanta ilusión y esfuerzo esta iniciativa. Sin ellos y todos los que asumieron después la organización no hubiera sido posible. Tras la marcha de Emilio Moraga, el proyecto ha seguido en las mejores manos. Primero, durante el mandato de Francisco Navarro (d.e.p.) como cuadrillero y, ahora, con Luis Ordóñez.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *